Procedimiento de impresión

Existen numerosos procedimientos de impresión; aún hoy en día, siguen añadiéndose métodos nuevos. Como ejemplos, pueden nombrarse algunas de las técnicas introducidas hace algunos años, como la impresión por inyección de tinta, la impresión láser y la hidroimpresión. Esta última opción es útil para enfrentarse al reto, todavía complicado, de imprimir superficies curvadas en forma esférica. Como técnicas de impresión clásicas, algunas de ellas introducidas hace siglos, se incluyen la imprenta, la estampación, la impresión offset o la litografía; por lo general, estos métodos están limitados a superficies planas. Actualmente, en piezas moldeadas, se emplean con frecuencia la serigrafía y la tampografía. Todos estos procedimientos se basan en la transferencia de un motivo de impresión a la superficie del objeto que se desea imprimir. Para lograr una impresión de alta calidad, se requiere una buena adhesión en la superficie. No obstante, también existen procedimientos de impresión consistentes en la realización de cambios dentro de una superficie o debajo de ella, por lo que no están vinculados a la adhesión a la superficie. Ejemplos de ello son la termoimpresión, la impresión por sublimación y los procedimientos de marcado. La ventaja de estos métodos radica en que no están vinculados a una adhesión a la superficie, así que no necesariamente sufren daños debidos a la abrasión. Aun así, los procedimientos de impresión de este tipo solamente pueden aplicarse a materiales especialmente apropiados. Para la mayoría de los procedimientos de impresión, basados en la transferencia de tintas a una superficie, se requiere la adhesión de la pintura. En general, se aplican los mismos requisitos que al lacado en cuanto a energía superficial y humectación.

volver al glosario

+49 7458 99931-0

Póngase en contacto por teléfono con su experto

info@plasma.com

Escríbanos su duda

Solicitar oferta

Sabe exactamente lo que quiere