Libre de PWIS

Las sustancias que afectan a la humectabilidad de la pintura (PWIS, por sus siglas en inglés) provocan fallos claramente visibles en el producto final, ya que impiden la humectación uniforme de la superficie que se va a lacar. Aparecen defectos en forma de embudo y se forman cráteres en la capa de pintura. Dentro de esta clase de sustancias, se incluyen las siliconas, las sustancias fluoradas (PTFE) y determinados aceites y grasas. Una mayor conciencia medioambiental, con requisitos y normas cada vez más exigentes en cuanto a emisiones contaminantes, ha provocado, p. ej., en el sector de la automoción, el desarrollo de pinturas y lacas sin disolventes (con bajo contenido en disolventes). No obstante, para conseguir que la superficie del material posea una buena humectabilidad para la pintura o el adhesivo correspondiente, debe estar limpia, seca y libre de aceite y silicona. A menudo, no basta con que esté "libre de silicona" si se trata, p. ej., de componentes médicos o de componentes para tecnologías de lacado o sellado altamente automatizadas. En tales casos, los componentes utilizados deben estar libres de PWIS para que no existan defectos en el producto final. Los componentes pueden presentar impurezas formadas por sustancias a base de silicona por diversas causas. Pueden considerarse, p. ej., los desmoldantes o lubricantes, internos o externos, que se emplean en la extrusión de perfiles de elastómeros. También hay pigmentos y rellenos que se tratan con emulsiones a base de silicona. Asimismo, los componentes pueden haberse contaminado por lubricantes durante la producción. Una fuente de contaminación nada desdeñable la forman las personas que manipulan las piezas. Puede suceder de forma inconsciente, por ropa de trabajo impregnada, por guantes de goma siliconada o por el uso de productos cosméticos o de peluquería, o perfumes. No todos los causantes pueden retirarse de la cadena de producción. Para cumplir el requisito de ausencia de PWIS, los componentes deben limpiarse adecuadamente. Una posibilidad, que no resulta idónea desde las perspectivas de la medicina del trabajo y de la conciencia medioambiental, radica en la limpieza con disolventes. Como alternativa, puede llevarse a cabo un tratamiento innovador, consistente en la limpieza con plasma. El principio de la limpieza con plasma se basa en lo siguiente:

(-CH2-CH2-)n + 3nO2  → 2n CO2 +2n H2O

El tratamiento con plasma disuelve de forma permanente todas las sustancias que afectan a la humectabilidad de la pintura, eliminándolas tanto de la superficie como del propio elastómero.

Aunque los desmoldantes a base de silicona ya se han sustituido por otros productos en muchos sectores, la contaminación por dichos productos sigue suscitando controversia. La contaminación perturba notablemente los procesos de lacado posteriores. En este contexto, una limpieza con plasma de baja presión supone un método económico y respetuoso con el medio ambiente para cumplir este requisito. No obstante, dado que en este proceso con plasma se efectúa una limpieza superfina, que apenas extrae algunos nanómetros de contaminación, en muchos casos se necesita realizar una limpieza previa. Si se produce un contacto directo entre piezas muy contaminadas y el plasma, pueden resinificarse los aceites de silicona, lo que provoca que sean aún más difíciles de eliminar. Después de la limpieza, se tratan las piezas con plasma durante un máximo de una hora, dependiendo del grado de contaminación presente. Para confirmar que el tratamiento haya sido correcto y, por lo tanto, exista ausencia de PWIS, después del tratamiento con plasma se realiza una prueba de PWIS, basada en la norma de ensayos de Volkswagen PV 3.10.7, en la que se detectan restos de silicona utilizando un método rápido. Simplemente se necesitan una placa de vidrio limpia, isopropanol y una pintura de spray que carezca de siliconas, como es lógico. El color blanco ha demostrado ser especialmente apropiado para esta tarea. Para efectuar la prueba, el material que va a comprobarse se dispone sobre la placa de vidrio y se enjuaga con isopropanol. Una vez evaporado el isopropanol, se pulveriza pintura de spray en forma de cruz en la placa de vidrio. Cuando se ha secado la pintura, puede reconocerse claramente si todavía quedan restos de silicona en la superficie. En estos puntos, la pintura no se humecta, y se forman los denominados cráteres.

Con el equipo para prueba de PWIS de Diener electronic, que contiene todos los utensilios necesarios para realizar la prueba, puede comprobarse de forma rápida y segura si los componentes están libres de PWIS. Esta prueba resulta muy interesante para el control de recepción de mercancías, ya que permite determinar con rapidez y seguridad si las piezas declaradas como libres de PWIS cumplen los requisitos exigidos.

Si la prueba de PWIS no muestra ningún cráter, deben embalarse las piezas sin que se contaminen. La manipulación posterior debe efectuarse con el máximo cuidado. Las piezas no deben extraerse de la cámara de plasma con las manos desnudas, sino que es obligatorio llevar guantes libres de PWIS, puesto que, de lo contrario, las piezas volverían a presentar impurezas. Para garantizar que los componentes no vuelvan a contaminarse por error, las piezas se sellan, p. ej., con una lámina de protección especial, y el embalaje se identifica con una etiqueta que indica que se trata de piezas libres de PWIS. Los productos libres de PWIS deben permanecer siempre protegidos de las influencias externas. Si, p. ej., se utiliza silicona como desmoldante en fábricas de producción, es imprescindible montar los componentes limpiados en una nave aparte, libre de silicona. Pueden limpiarse componentes de los materiales más diversos, como PVC-U, PVC-C, PP, PE, ABS y PVDF, así como componentes metálicos. La limpieza con plasma puede aplicarse también para tratar materiales de silicona con procesos especiales. Es posible lograr la ausencia de PWIS incluso en el caso de la goma de silicona. La innovadora y ecológica tecnología del plasma de baja presión permite solucionar, gracias a la eliminación de sustancias PWIS en superficies de componentes que deben someterse a recubrimiento, un problema que cada vez cobra mayor importancia. Algunas de las ventajas de la limpieza con plasma incorporada en la cadena de producción son las siguientes:

  • La reducción de la tasa de retoques
  • La reducción de la tasa de descartes
  • La prevención de reclamaciones
  • El aumento de la seguridad de la producción

Un control personalizado de los equipos constituye un punto decisivo para asegurar los estándares de calidad exigidos. Todos los sistemas disponen de conexión USB y LAN, así como de conexión a una base de datos, para garantizar la trazabilidad a partir de los protocolos de proceso establecidos. También puede conectarse una impresora de etiquetas, para añadir dichas etiquetas a los embalajes de los componentes. Los datos que contienen permiten conocer de qué lote se trata o cuándo se produjo, para poder asignarle el protocolo correspondiente de manera inequívoca. Esto permite garantizar que se dispone de una documentación completa. El sistema se basa en un software de proceso validado, que registra todos los datos relevantes, genera mensajes de error en caso de discrepancias y guarda los datos en varias ubicaciones. Diener electronic también ofrece este procedimiento como tratamiento por contrato. Para ello, se ofrecen varios sistemas de plasma y empleados cualificados y experimentados. De este modo, podemos garantizar que sus componentes obtengan una superficie de excelente calidad.

Vídeo de la prueba de PWIS

volver al glosario

+49 7458 99931-0

Póngase en contacto por teléfono con su experto

info@plasma.com

Escríbanos su duda

Solicitar oferta

Sabe exactamente lo que quiere